Librería El lobo Flaco

No me gusta mentir y a los niños tampoco, y hoy la he liado buena.

Os voy a contar lo ocurrido en la Librería El Lobo Flaco, igual que cuento todas nuestras visitas no puedo dejar está atrás.

No somos perfectos y quizás muchos adultos penséis que esto no debe trasladase a ningún niño, yo opino lo contrario… lloramos porque sentimos y si me equivoco le pido perdón. Soy humana, y cometo errores. No quiero dejar de cometerlos porque no aprendería de ellos.

Lo primero que quiero hacer es dar las GRACIAS en mayúsculas a Raúl, encargado de la librería, un espacio abierto desde hace más de 40 años cuidado con mucho mimo.

Desde que entre en la tienda el cariño y la amabilidad de todos fue increíble. Es muy agradable poder trabajar así.

 

La cuestión es que había hablado con Raúl para poder contar mis cuentos allí junto a ellos y todo era fantástico hasta que…. la lie… me equivoqué de hora! 😱. Imposible si me miro todo de pe a pa, pues si señores me confundí. Cuando me llamaron me sentí morir. De hecho del propio mal estar me dio alergia, me llene entera de granos cuando todo finalizo.

Aún así con el retraso, tuve una preciosa bienvenida por todo el “Lobo Flaco”, y por los niños que aún me esperaban con mucha ilusión.

Desde luego que los niños no guardan rencor, porque pese a todo participaron, bailaron como indios e incluso se sacaron fotos con Federico! El pájaro más famoso de Getafe!!! Y de obsequio se llevaron plumas de colores!!!

Gracias Librería Lobo Flaco, gracias a todos publico y trabajadores por vuestra paciencia. Y se que esto NO me volverá a pasar, porque pese a las sonrisas de lo más importante, de los niños que estaban necesito las de los pobrecitos que no llegaron a verme.

Me alimento de sonrisas, llenan mi vida de sentido.

No dejéis de visitar el Lobo Flaco, es fantástico!!!

Lobo reducido.jpg

Anuncios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.